lunes, 14 de marzo de 2016

Regalo de la naturaleza



¡Cuánta belleza en sus líneas sinuosas, sus dibujos y formas! Y, ¡cuánta fragilidad a la vez! Al menos tuve unos minutos para maravillarme con su presencia, antes que emprendiera el vuelo otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario