viernes, 22 de abril de 2016

Maravilloso regalo

Desde el amanecer llueve, pero pasada la media tarde ha aumentado su fuerza y cantidad, junto con el viento. Este día de otoño se ha convertido en un oscuro día de invierno que envía sutiles mensajes, me invita a cocer un trozo de amarillo zapallo para preparar unas sabrosas sopaipillas (aún me estoy resistiendo...).
Y justo hoy es el Día de la Tierra.
¡Feliz ella recibiendo las caricias del agua que recorre todos los rincones de su cuerpo! 
¡Un maravilloso regalo después del cálido y seco verano que tuvimos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario