jueves, 25 de agosto de 2016

El silencio

La paz y sus sonidos han vestido al silencio. Y aunque parezca una paradoja que el silencio se vista de sonidos, no lo es, porque su eterna melodía emerge del paisaje natural donde se respira vida y movimiento.
Al silencio vestido con los sonidos de la paz lo encuentro en todo momento cuando paseo mis ojos por cada uno de sus elementos y los descubro conviviendo en pacífica coexistencia.
Entonces, a la vez, regalándome todo su espacio, se vuelve mi abrigo, mi cobijo y mi compañía.

2 comentarios:

  1. En algunos silencios se esconden los más grandes grandes gritos de libertad.
    Saludos desde Galicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡José Enrique!
      ¡Qué gusto leer tu comentario, pues me indica que has visitado este espacio! Y, sí, tienes toda la razón, en el silencio hay grandes anhelos de libertad.
      Diariamente leo tus atinadas reflexiones y creaciones. ¡Felicitaciones por tu blog y la gran cantidad de personas que te siguen! (Razones sobran para hacerlo).
      Que disfrutes del cálido verano en esos hermosos parajes y así guardes mucho sol para después pasar un buen invierno.
      Un abrazo con sol y lluvia, que ya presagia la cercanía de la primavera.
      Saludos

      Eliminar