sábado, 1 de octubre de 2016

Oda al digüeñe

Pequeño planeta blanco
sublime y apetitoso
que asido a los hualles,
absorbes  la fragancia de los bosques

Tu sabor inexplicable
grita  al alma, a la vida;
y en la fuente blanca y limpia
reluces ufano junto al cilantro y el vinagre.

Digueñe:
 humilde manjar septembrino
ciudadano ilustre de la fiesta campesina;
viajas en canastos 
hacia los pueblos y ciudades
para que comulguen contigo
paladares ansiosos de tu mundo

Digüeñe:
perla blanda de pureza celestial
alma inmaculada
caricia sincera
beso puro
canto de tantas brisas
silencio y compañía pasajera…

Autor:
Juan Enrique Acuña M.
Imagen tomada de internet

No hay comentarios:

Publicar un comentario