viernes, 14 de octubre de 2016

Suspendida

Es primavera y donde quiera que extiendo la mirada todo luce pintado de verde u ornado de flores. Las inquietas avecillas muestran su alegría cantándole a la vida y un vientecillo fresco me roza la cara.
Sol y nubes nos han visitado dejando sus presentes de calor y humedad para que continúe la perfecta danza de la vida asomándose por todos lados.
Siento que permanezco suspendida en una pequeña mota blanca, cual semilla de álamo llevada por el viento, embelesada y en silencio, mientras dejo que las palabras interpreten mis sentimientos.

2 comentarios:

  1. ¡Qué bonitas palabras para dar la bienvenida a la primavera! Me encanta como te expresas Sara.
    Te mando un besazo en una tarde otoñal de Segovia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Marisa!
      La primavera es una oda a la vida que renace. Cada brote, cada hoja, cada flor son versos de ese poema...tan sólo me detengo a contemplarlo.
      Gracias por tu visita.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar